La cuenta de resultados

LA CUENTA DE RESULTADOS

La cuenta de resultados o cuenta de pérdidas y ganancias mide el beneficio o la pérdida del período considerado, analizando las causas de este resultado al señalar la importancia de cada partida de gasto sobre la de ingresos.

Ya has realizado una previsión de ingresos y gastos necesarios para desarrollar tu idea de negocio. Ésta es la base de la cuenta de resultados. La cuenta de pérdidas y ganancias señala el beneficio contable que se obtiene por comparación de los ingresos generados con los gastos incurridos en un determinado período de tiempo, generalmente un año.

Muestra la capacidad de la empresa de tener beneficios. Pero no tiene en cuenta las entradas y salidas de dinero con lo que no analiza la liquidez del negocio, la capacidad de hacer frente a sus obligaciones a corto plazo.

¿Obtienes beneficio con tu negocio? La cuenta de resultados [Ocultar]

Cuenta de resultados

La cuenta de pérdidas y ganancias se puede calcular del siguiente modo para detectar en qué nivel se producen pérdidas:

 

INGRESOS (Ventas o prestaciones de servicio)

– Costes de ventas (costes variables)

= MARGEN BRUTO SOBRE VENTAS

– Gastos fijos

= Resultado operativo (EBITDA)

– Amortizaciones

= Resultado de explotación (EBIT) o (BAII)

+ Ingresos financieros

– Gastos financieros

= Resultado antes de impuestos (EBT) o (BAI)

– Impuesto sobre sociedades

= Resultado neto

 

Cuánto más detallada sea la información, mejores decisiones podrás tomar ya que sabrás dónde tienes que actuar exactamente. Con la información pormenorizada de cada uno de tus gastos e ingresos, podrás analizar su evolución y los efectos que tienen sobre los resultados.

Margen bruto

La empresa debe conseguir siempre un margen bruto suficiente para superar el resto de gastos y alcanzar así los objetivos propuestos de rentabilidad.

Calcular el margen bruto por familias de productos o servicios, además del margen bruto total, nos permite

  • comparar datos con el sector
  • plantearnos suprimir familias de productos con un margen bruto muy pequeño o incluso negativo, salvo que sea un producto estratégico que nos aporte clientes que contraten otros productos de elevado margen bruto.

También es interesante comparar la cuenta de resultados durante varios períodos de tiempo.

Si el margen bruto se mantiene constante o al alza, indica que los precios se están ajustando correctamente. Un mayor margen bruto que la competencia puede significar una mayor rentabilidad de las ventas o un mejor control de los costes variables.

Si el margen bruto decrece a lo largo de los períodos comparados, es necesario ajustar precios o costes incurridos.

Resultado operativo

El resultado operativo es un indicador muy utilizado ya que no tiene en cuenta

  • el sesgo de la estructura financiera de la empresa
  • los impuestos o el entorno fiscal
  • gastos contables como las amortizaciones

Resultado de explotación

El resultado de explotación, o Beneficio Antes de Intereses e Impuestos (BAII), es el resultado normal u ordinario de la empresa. El que se genera en su actividad económica habitual. Es el que debes gestionar para conseguir los objetivos propuestos de rentabilidad.

Resultado antes de impuestos

El Beneficio Antes de Impuestos (BAI) recoge ya el impacto financiero, que generalmente será negativo, aunque en algunas empresas (afortunadas) aporta valor a sus cuentas.

En los últimos años, muchos negocios con un resultado de explotación positivo incurren en pérdidas por un exceso de financiación. Estas empresas deben corregir su estructura financiera para recuperar su viabilidad.

Resultado neto

El resultado neto es el resultado final de la cuenta de pérdidas y ganancias de una empresa, por eso se le conoce como resultado del ejercicio. Puede ser positivo o negativo, dando lugar a beneficios o pérdidas.

El beneficio neto sirve para retribuir a los accionistas y generar las reservas necesarias para que el patrimonio de la empresa sea cada vez más sólido.

Un resultado positivo aumenta la riqueza de los propietarios de la empresa. El beneficio puede retribuir a los socios de forma inmediata (a través de dividendos) o a posteriori (generando reservas que permitirán obtener beneficios futuros).

Sin embargo, el resultado negativo reduce la riqueza de los propietarios de la empresa, al disminuir su patrimonio neto.

Hay que analizar bien en qué parte de la cuenta de resultados se produce la pérdida y por qué motivo para tomar las medidas oportunas y corregir la situación.

Hasta ahora hemos analizado:

Fuente : https://jraeconomistas.com/cuenta-de-resultados/?utm_source=ReviveOldPost&utm_medium=social&utm_campaign=ReviveOldPost

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: