5 habilidades que deberías potenciar 

 

 

Tener un negocio, del tamaño que sea, requiere que tengas una serie de habilidades que te permitan lidiar con la incertidumbre y con la toma de decisiones diarias, no sólo para que tu negocio crezca, sino para que sobreviva y se mantenga en los momentos difíciles.

En la lección de hoy te voy a enseñar 5 habilidades que debes adquirir y/o desarrollar para dirigir tu negocio con garantías y aumentar tus probabilidades de éxito.

1. Saber vender

Seguro que te parece muy evidente pero hay muchísimos empresarios que son incapaces de comunicar efectivamente el valor que aporta su producto / servicio.

Y al final, de eso va cualquier negocio, de llevar a cabo un intercambio de valor.

Por suerte, esta es una habilidad que puedes desarrollar practicando día a día con tus clientes. Como punto de partida debes preparar tres discursos:

Elevator pitch (para extraños)

O “discurso del ascensor”, consiste en explicar claramente lo que haces a cualquier persona, conozca o no tu industria, en sólo 30 segundos.

Puedes empezar con esta plantilla: Con (empresa/producto) ayudo a (cliente objetivo) a (beneficio explícito que obtiene tu cliente) de forma (características del producto/servicio).

Para levantar financiación

Si tu negocio aún no es rentable o quieres hacerlo crecer con capital externo, puede que te encuentres en algún momento intentando convencer a un banco o inversor para que meta dinero en tu empresa.  Para ello tendrás que explicar con mucha claridad:

1.   Qué producto/servicio vendes.

2.   El tamaño del mercado al que apuntas.

3.   Cuánto dinero necesitas y para qué.

4.   Por qué eres la persona adecuada para tener éxito con tu negocio.

5.   Qué va a obtener el inversor a cambio y en qué plazo

Para cada tipo de cliente que tengas

Probablemente tengas más de un tipo de cliente al que te diriges desde tu negocio. En este caso, es fundamental adaptar los beneficios que tu producto/servicio proporciona para aumentar las probabilidades de cerrar una venta con éxito. Utiliza la plantilla que te he enseñado para el “Elevator pitch” adaptando los beneficios y características de tu producto/servicio a cada tipo de cliente que tengas.

2. Aprender constantemente

No existe una fórmula exacta para conjugar el éxito en un negocio.

Aunque si lo hiciera, una variable clave sería la capacidad para aprender rápidamente de todo cuanto pase, ya que esta es la única forma de evitar cometer los mismos errores una y otra vez, algo que mata a muchas más empresas de las que te puedas imaginar.

Además, debes ser capaz de estar al tanto de todo lo que pasa en tu industria y de nuevos avances, especialmente tecnológicos.

Para ello:

  • Crea una lista de fuentes que utilices como referencia para no perder tiempo buscando.
  • Toma notas con una app como evernote que sea multiplataforma y te permita hacer anotaciones y consultas rápidas estés donde estés.
  • Reserva algo de tiempo cada día (por ejemplo, 30 minutos) para leer algún libro relacionado con tu área de

3. Empatizar

Nunca fue menos difícil tener éxito con un negocio como hoy en día. Y esto se aplica tanto a ti como a toda tu competencia actual y potencial.

Y esta competitividad obliga a estar mucho más cerca del cliente para poder entender mejor los desafíos a los que se enfrenta y los deseos que anhela.

La habilidad que te permitirá desbloquear el acceso a esta información es la empatía, entendida como la capacidad que tengas para ponerte en el lugar de otras personas de tal manera que sientas y percibas lo mismo que ellas para una situación determinada.

Y para facilitar esta labor puedes usar una herramienta gratuita que se conoce como “Mapa de Empatía

Pintando este mapa profundizaremos en los deseos y desafíos a los que se enfrenta tu potencial cliente para entenderlo mejor y poder establecer una conexión más fuerte entre el problema al que se enfrenta y la solución que nosotros planteamos.

4. Sé productivo/a

Conseguir hacer más con menos es un arte que a todos nos gustaría dominar pero que muy pocos hacen.

Para ser más productivo en tu día a día asegúrate de:

  • Planifica el día siguiente la noche anterior. Reserva unos minutos cada noche antes de dormir para listar lo que tengas que hacer al día siguiente y ordénalo por prioridades.
  • Usa un gestor de tareas. Las agendas están muy bien pero, ¿y si no la llevas encima en el momento en que tienes que echar mano de algo que has apuntado? Apps como wunderlist, todoist o evernote son gratuitas y te permiten llevar un “archivador” todopoderoso al que puedes acceder desde tu smartphone, tablet u ordenador, incluso aún cuando estés sin conexión.
  • Piensa como Eisenhower. Dwight D. Eisenhower, presidente de los EEUU y alto cargo del ejército americano, popularizó una manera de priorizar tareas tan simple como efectiva con su famosa “matriz”. En ella dibuja 4 cuadrantes sobre dos ejes: Importante y Urgente. De esta manera tan visual podrás priorizar claramente qué hacer a continuación.

 

 

En esto anfix puede ayudarte, ya que ponemos a tu disposición todas estas funcionalidades y muchas más que puedes descubrir en detalle aquí.

5. Negociar

La capacidad para negociar bien es una habilidad fundamental que todo autónomo o propietario de un pequeño negocio debe intentar dominar.

Además, es algo que usarás a diario, tanto con proveedores como clientes, de tal manera que tienes que intentar conseguir lo que quieres….y contentar a la otra parte también para no deteriorar o romper la relación.

Puedes empezar teniendo en cuenta estos tres factores:

  • Escucha: Es fácil caer en la trampa de creer que entendemos de antemano lo que otras personas nos quieren decir, por no hablar de que muchas veces simplemente esperamos por educación a que acaben para colocar nuestro mensaje y punto. En cualquier negociación, entender lo que la otra parte desea de raíz es fundamental para relacionarlo con lo que tú puedes ofrecer y que ambos lleguéis a buen puerto
  • Busca un resultado positivo para ambas partes: Seguro que te ha pasado más de una vez. Preparas una negociación a conciencia, cubres todos los ángulos, sabes exactamente lo que quieres….y no lo consigues. Y esto pasa normalmente porque la otra persona no ha sido capaz de ver qué era lo que ganaba (si es que lo había). A la hora de plantear lo que quieres, resalta también el beneficio que la otra persona ganará de tal manera que rechazarlo sea una opción peor que aceptarlo.
  • Busca similitudes entre vosotros. Y si las hay, resáltalas de forma natural, ya sean intereses o experiencias compartidas. Esto ayuda a establecer un pequeño vínculo entre tú y la otra parte de tal manera que sea más fácil llegar a un acuerdo provechoso para ambos.

¡Espero que te haya sido útil la lección de hoy!

Fuente : Cristina, de anfix

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: