Planifica y reduce el Impuesto de Sociedades con las deducciones fiscales.

 

Planifica y reduce el Impuesto de Sociedades con las deducciones fiscales.

 

Este año 2016, que está a punto de finalizar, será el segundo en el que podemos rebajar el tipo nominal del Impuesto de Sociedades aplicando una serie de incentivos fiscales que potencian la capitalización de las empresas y fomentar actividades relacionadas con la investigación y el desarrollo.

Explicamos a continuación como, aplicando la reserva de capitalización y de nivelación, podemos ahorrar importante dinero a nuestra compañía

Reserva de Capitalización

Esta reserva se encuentra recogida en el artículo 25 de la Ley 27/2014 constituye un nuevo incentivo fiscal dirigido a favorecer la autofinanciación empresarial, viene a sustituir a los incentivos a la inversión recogidos en la anterior normativa, como son la deducción por inversión de beneficios (art. 36 del texto refundido de la LIS) y la deducción por reinversión de beneficios extraordinarios (art. 42 del texto refundido de la LIS).

A diferencia de estos incentivos, la reserva de capitalización se articula como una reducción en la base imponible, no como una deducción en la cuota. A grandes rasgos consiste en recompensar la capitalización de las empresas mediante una reducción de la base imponible del impuesto, a condición de que los beneficios obtenidos permanezcan en la empresa incrementando las reservas durante un plazo indisponible de cinco años.

Solo resultara aplicable a los contribuyentes que tributen al tipo general de gravamen del 25%, de igual forma resulta aplicable a las entidades de reducida dimensión y a las entidades que creen o mantengan empleo (microempresas).

Por último entendemos que también es aplicable a las entidades de nueva creación que tributan al tipo de gravamen del 15%, por cuanto están comprendidas en el ámbito del artículo 29.1 de la LIS, siempre y cuando cumplan los requisitos allí establecidos, aun cuando lo previsible es que la aplicación de la reserva de capitalización no será posible en el primer periodo impositivo en el que la base imponible sea positiva, debido a que en estos casos no habrá base sobre la que se pueda aplicar al no haberse incrementado los fondos propios en los términos señalados en el artículo 25 de la LIS.

El incentivo fiscal consiste en una reducción de la base imponible del 10% del incremento de los fondos propios experimentado en la entidad, condicionado al cumplimiento de los siguientes requisitos:

  1. Que el importe del incremento de los fondos propios se mantenga durante un plazo de cinco años desde el cierre del periodo impositivo al que corresponda esta reducción, salvo por la existencia de pérdidas contables en la entidad.
  2. Que se dote una reserva por el importe de la reducción, que deberá figurar en el balance con absoluta separación y título apropiado y será indisponible durante el plazo de cinco años previsto en la letra anterior.

En ningún caso la citada reducción podrá superar el 10% de la base imponible del periodo impositivo previa.

El incumplimiento de los requisitos previstos en la aplicación de esta reducción dará lugar a la regularización de las cantidades indebidamente reducidas, así como de los correspondientes intereses de demora, en la autoliquidación del impuesto correspondiente al periodo impositivo en que dicho incumplimiento se produzca.

Reserva de Nivelación

Recogida en el artículo 105 de la LIS consiste, con carácter general, en una minoración anticipada de las bases imponibles negativas que la entidad pueda tener en ejercicios posteriores.

De esta manera, el importe minorado de la base imponible se integrará a medida que la entidad de reducida dimensión tuviera bases imponibles negativas y, en cualquier caso, en el plazo de cinco años desde que se dotó la reserva de nivelación.

Por tanto las empresas de reducida dimensión que obtengan bases imponibles positivas podrán minorar el 10% de la base imponible positiva. Esta minoración no podrá ser superior a 1.000.000 de euros.

Para poder aplicar este incentivo fiscal las empresas de reducida dimensión deberán tributar al tipo de gravamen al tipo del 25% previsto en el primer párrafo del artículo 29.1 de la LIS.

De esta manera,  saca de este incentivo fiscal a las entidades de nueva creación que apliquen el tipo de gravamen del 15%.

Las cantidades aplicadas en concepto de reserva de nivelación de bases imponibles que hayan minorado las bases imponibles positivas se adicionarán a la base imponible de los periodos impositivos que concluyan en los cinco años inmediatos y sucesivos a la finalización del periodo impositivo en que se realice dicha minoración, siempre que el contribuyente tenga una base imponible negativa, y hasta el importe de la misma.

El importe restante se adicionará a la base imponible del periodo impositivo correspondiente a la fecha de conclusión del referido plazo de cinco años.

Deberán dotar una reserva por el importe de la minoración aplicada, que será indisponible hasta el periodo impositivo en que se produzca la adición a la base imponible.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: