Las Juntas Generales de Accionistas

Las Juntas Generales de Accionistas

Es el principal punto de encuentro entre los accionistas de una sociedad y los órganos de gestión de la empresa. En las juntas ordinarias, que se celebran una vez al año, los socios disponen de derechos como el de asistencia y voto, delegación e información

Durante estos meses de mayo y junio, muchas empresas convocan las  juntas generales ordinarias de accionistas, el órgano de gobierno supremo de cualquier sociedad, donde se adoptan por mayoría las principales decisiones societarias y estatutarias de la empresa.

En este sentido, es conveniente aclarar que existen dos tipos de juntas: ordinarias o extraordinarias.

Las primeras se deben celebrar necesariamente una vez al año, en los seis primeros meses después de cerrar el ejercicio económico (como ocurre actualmente) y es necesaria para aprobar la gestión del consejo de administración, del balance, de la cuenta de resultados y de la distribución de beneficios, si los hubiera.

La extraordinaria puede celebrarse en cualquier momento, siempre que haya como convocatoria previa, tal y como recogen los artículos 93 a 114 de la Ley de Sociedades Anónimas.

 

Requisitos de Convocatoria del acto

La junta general de accionistas debe ser convocada mediante un anuncio publicado en el Boletín Oficial del Registro Mercantil (BORM) y en uno de los diarios de mayor circulación de la provincia donde se celebre, por lo menos un mes antes de la fecha fijada para la celebración. La convocatoria debe incluir los puntos del acto a través del orden del día, así como el anuncio de la segunda convocatoria (entre ambas debe mediar un plazo de, al menos, 24 horas). El orden del día es el documento que hacen público las compañías en el momento de convocar una junta de accionistas, en el que se detalla cómo se va a desarrollar ese acto (en primera o segunda convocatoria), así como los asuntos que se van a tratar durante la reunión. En general, suele ser la aprobación de cuentas del ejercicio anterior y, en último lugar, se detalla el turno de ruegos y preguntas. Por otra parte, para convocar una junta extraordinaria, es necesario reunir, al menos, a un cinco por ciento del capital social, indicando cuáles son los asuntos a tratar.

 

Derechos básicos

Los derechos básicos que tiene cualquier accionista en una junta general son los siguientes: derecho de asistencia, de voto, de delegación y de información. Los estatutos de una empresa pueden prever la posibilidad de que los accionistas participen en las juntas a través de medios telemáticos, aunque se trata sólo de una facultad voluntaria de cada empresa, y no de una obligación. Si es así, en la convocatoria se describirán los plazos, formas y modos de ejercicio de los derechos de los accionistas previstos por los administradores para permitir el ordenado desarrollo de la junta.

En particular, podrá determinarse que las intervenciones y propuestas de acuerdos que tengan intención de formular quienes vayan a asistir por medios telemáticos, se remitan a la sociedad con anterioridad al momento de la constitución de la junta. Las contestaciones a aquellos de estos accionistas que ejerciten su derecho de información durante la junta se producirán, por escrito, durante los siete días siguientes a la junta general.

Además, los accionistas que representen, al menos, el cinco porciento del capital social, podrán solicitar que se publique un complemento a la convocatoria de la junta incluyendo uno o más puntos en el orden del día, en los cinco días siguientes a la publicación de la convocatoria de la junta (artículo 97.3).

Por otra parte, los socios que sean titulares de, al menos, un cinco por ciento del capital social, también podrán solicitar la convocatoria de una junta (artículo 100.2).

Y en determinados supuestos especiales, como cuando se decide reducir el capital, se modifican los estatutos, se aprueba la emisión de obligaciones, hay cambios en la autocartera o se aprueba un cambio relevante en la estructura de la empresa, entre otros, deberá estar presente en la junta el 25 por ciento del capital social de la compañía, si es en segunda convocatoria (artículo 103.1).

Los estatutos incluso podrán exigir, respecto de todas las acciones, cualquiera que sea su clase o serie, la posesión de un número mínimo para asistir a la junta general sin que, en ningún caso, el número exigido pueda ser superior al uno por mil del capital social (artículo 105.1).

Solicitar información e impugnar acuerdos

Hasta el séptimo día anterior al previsto para la celebración de la junta, los accionistas podrán solicitar las aclaraciones que estimen precisas, o formular por escrito las preguntas que consideren pertinentes (artículo 112.1). Si acuden a la junta por vía telemática, deberán recibir la información solicitada en la semana posterior a la celebración (artículo 97.5).

Además, durante la junta, los accionistas podrán solicitar verbalmente las informaciones que consideren convenientes acerca de los asuntos comprendidos en el orden del día (artículo 112.2).

También se podrán impugnar los acuerdos que pudieran ser anulables, por ser contrarios a la ley o a los estatutos de la empresa,  en el plazo de 40 días (artículo 116.2). Además, los accionistas que hubieren votado a favor del acuerdo impugnado podrán intervenir a su costa en el proceso para mantener su validez (artículo 117.4)

Nuevas herramientas para promover la participación

No siempre es posible, ni fácil, acudir a la junta general de accionistas que las entidades celebran una vez al año. La lejanía del lugar donde se celebra con respecto al domicilio particular es la gran traba con la que se pueden encontrar los accionistas, sobre todo los minoritarios.

– Foros electrónicos. Muchas empresas están poniendo parte de su esfuerzo en mejorar el trato a los minoritarios, con diversas iniciativas, como la creación de los foros electrónicos. Se trata de una herramienta informática destinada a facilitar el ejercicio de los derechos de estos socios. A estos foros se accede a través de las «webs» de cada cotizada y en ellos pueden publicarse propuestas, como complemento al orden del día de la junta, bajo determinados requisitos. Eso sí, hay que tener en cuenta que no se trata de un chat de conversación entre los accionistas y sus empresas.

– Voto electrónico. No hay que olvidar la posibilidad que ofrecen las entidades financieras para que sus accionistas puedan participar activamente en torno al voto electrónico. Los accionistas reciben la documentación oficial y pueden votar cada una de las decisiones que se prevén tomar en consideración a través de las propias «web» si se han inscrito en los portales de sus entidades.

Términos útiles

– Balance. Documento contable que indica la situación económica y financiera de una sociedad a una fecha determinada. Está compuesto por dos partes que han de tener idéntico valor: el activo (conjunto de bienes y derechos) y el pasivo (recursos propios y ajenos con los que se financia el activo).

– Capital social. Fondos propios de una sociedad que proceden de las aportaciones de los accionistas. La participación en el capital social otorga a los inversores derechos en el reparto de beneficios, derechos de suscripción preferente en ampliaciones de capital y derechos de asistencia y voto en las juntas generales. Junto con las reservas y los beneficios no distribuidos, forman parte de los recursos propios de la empresa, figuran en el balance de cada sociedad.

– Consejo de administración. Órgano de gobierno de una sociedad, compuesto por una serie de miembros (los administradores), nombrados por la junta general de accionistas. Le corresponde la gestión, administración y representación de la sociedad. En las cotizadas, el consejo debe dotarse de un conjunto de normas que determinan sus principios de actuación.

– Estatutos sociales. Documento en el que se recogen todas las normas que rigen el funcionamiento interno de una sociedad, desde los derechos y obligaciones de los accionistas hasta las funciones del consejo de administración. Entre otros aspectos de interés, se incluye el número de acciones necesarias para acudir a la junta, las posibles restricciones de voto y nombramiento de consejeros o si se precisan mayorías reforzadas para adoptar determinados acuerdos.
Fuente : http://www.finanzas.com/aula-accionista/20130613/juntas-generales-accionistas-2355999.html

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: