Bases imponibles negativas en el I.S.

Bases imponibles negativas en el impuesto sobre Sociedades y su efecto sobre la contabilidad.

 

La Norma de Registro y Valoración NRV 13ª del Plan General de Contabilidad PGC indica que se puede reconocer un activo por impuestos diferidos como consecuencia de “los derechos a compensar en ejercicios posteriores por pérdidas fiscales (bases imponibles negativas)”.

Esto significa, que aplicando el principio de devengo, pueden ser reconocidos el efecto impositivo (tipo impositivo multiplicado por la base imponible negativa) en el ejercicio en el que ésta se produzca, con independencia del momento de compensación, que según el art. 25 del TRLI (Texto Refundido Ley Impuesto sobre sociedades), se puede compensar de los beneficios obtenidos durante los 18 años siguientes.

El reconocimiento de este activo se realizará con abono al resultado del ejercicio (disminuyendo por tanto la pérdida). Pero para el reconocimiento de estos activos, en la cuenta 4745 Créditos por pérdidas a compensar del ejercicio, debe tomarse ciertas cautelas, ya que como cualquier activo, éste debe ser recuperable, esto es, que no exista duda razonable sobre su compensación futura (hay que recordar que son 18 años).

En esta línea la consulta núm. 10 del ICAC publicada en el boletín (BOICAC) núm. 80 de diciembre de 2009, impone una serie de condiciones para este reconocimiento, entre los que podemos destacar:

–        Resulte probable de que la empresa disponga de ganancias futuras suficientes para realizar la compensación.

–        Indicar que evidencias existen para esta compensación futura, por ejemplo una planificación fiscal futura.

–        Si existe un historial pasado de pérdidas continuadas, puede suponer arrojar dudas razonables sobre sus posibilidades de compensación futuras.

–        Existencia de posibles pasivos por impuestos diferidos, con los que se puedan compensar en el futuro.

Los auditores de cuentas son reacios a permitir el reconocimiento de estos activos, y sobre todo en el caso de existencia de pérdidas continuadas en el pasado.

También hay que decir que visto desde otra óptica, si en 18 años no es posible compensar unas bases imponibles negativas, más vale que la empresa “cierre sus puertas” en estos momentos, con lo que quedaría comprometido el “principio de gestión continuada”.

Pero en cualquier caso, reconocer estos activos, o no, puede tener una transcendencia importantísima en la situación patrimonial de la empresa, hasta tal extremo de que puede ser que como consecuencia de este reconocimiento la empresa no se encuentre incursa en los supuestos de reducción obligatoria de capital e incluso su disolución. (Artículo 363.1.e y artículo 317.1. de la Ley de sociedades de capital), cuestión que quedaría patente sin el reconocimiento del efecto impositivo.

Vamos a poner un sencillo ejemplo para ver el impacto que puede tener el reconocimiento de estos activos por impuestos diferidos.

Supongamos una empresa que tiene los siguientes datos:

  • Año 2010. Resultado contable antes de impuestos: – 100.000 euros. Empresa normal.

•        Año 2011. Resultado contable antes de impuestos: – 150.000 euros. Empresa normal.

•        Año 2012. Empresa de reducida dimensión. Resultado contable antes de impuestos: 300.000 euros.

No existe ninguna otra diferencia entre la contabilidad y la fiscalidad en estos años. El resultado negativo del ejercicio se imputa a la cuenta Resultado negativo de ejercicios anteriores.

Determinar para cada año: el resultado del ejercicio, el resultado negativo de ejercicios anteriores, registrando el efecto impositivo, y sin registrar.

Año 2010. Registrando el efecto impositivo:

 

 

BASE IMPONIBLE:

-100.000

tipo impositivo:

30%

         30.000 (4745) Créditos por pérdidas
a compensar (6301) Impuesto diferido         30.000
         30.000 (6301) Impuesto diferido
(129) Resultado del ejercicio         30.000

 

Efecto sobre la contabilidad:

(129) Resultado del ejercicio

-70.000

(4745) Crédito por pérdidas a compensar                                           30.000
MEMORIA: Base imponible negativa 2010

-100.000

 

Año 2010. Sin registrar el efecto impositivo:

No se registrará nada en la contabilidad.

Efecto sobre la contabilidad:

(129) Resultado del ejercicio

-100.000

(4745) Crédito por pérdidas a compensar                  –
MEMORIA: Base imponible negativa 2010

-100.000

 

Diferencias:

Con efecto Sin efecto Diferencias
Impositivo Impositivo
(129) Resultado del ejercicio

-70.000

-100.000

30.000

(4745) Crédito por pérdidas a compensar

30.000

                 –

30.000

MEMORIA: Base imponible negativa 2010

-100.000

-100.000

0

 

En consecuencia, el reconocimiento de un crédito en el activo por 30.000 euros, supone una disminución del resultado negativo en el mismo importe.

Año 2011. Registrando el efecto impositivo:

BASE IMPONIBLE:

-150.000

tipo impositivo:

30%

         45.000 (4745) Créditos por pérdidas
a compensar (6301) Impuesto diferido         45.000
         45.000 (6301) Impuesto diferido
(129) Resultado del ejercicio         45.000

 

Efecto sobre la contabilidad:

(129) Resultado del ejercicio

-105.000

(121) Resultado negativo de ejercicios ant.

-70.000

(4745) Crédito por pérdidas a compensar                                           75.000
MEMORIA: Base imponible negativa 2010

-100.000

                     Base imponible negativa 2011

-150.000

 

Año 2011. Sin registrar el efecto impositivo:

No se registrará nada en la contabilidad.

Situación:

(129) Resultado del ejercicio

-150.000

(121) Resultado negativo de ejercicios ant.

-100.000

(4745) Crédito por pérdidas a compensar

0

MEMORIA: Base imponible negativa 2010

-100.000

                     Base imponible negativa 2011

-150.000

 

Diferencias:

Con efecto Sin efecto Diferencias
Impositivo Impositivo
(129) Resultado del ejercicio

-105.000

-150.000

45.000

(121) Resultado negativo de ejercicios ant.

-70.000

–     100.000

30.000

(4745) Crédito por pérdidas a compensar

75.000

0

75.000

MEMORIA: Base imponible negativa 2010

-100.000

-100.000

0

                     Base imponible negativa 2011

-150.000

-150.000

0

 

Los 75.000 euros del crédito por pérdidas a compensar que se reconoce en el activo, supone una menor pérdida del ejercicio por 45.000 euros, y una menor pérdida de ejercicios anteriores por 30.000 euros. En definitiva, una mejora en el patrimonio neto por un importe de 75.000 euros.

Año 2012. Registrando el efecto impositivo:

En primer lugar: como el crédito por pérdidas a compensar está valorado con un tipo impositivo del 30 % y ahora la empresa es de reducida dimensión, y el tipo impositivo mínimo es del 25 %, tendremos que ajustar esta cuenta al nuevo tipo 25 %, en definitiva reducir el saldo en un 5 %.

AJUSTE EFECTO IMPOSITIVO:
(4745) Crédito por pérdidas a compensar

75.000

Ajuste: (100.000+150.000) x 5 %

12.500

12.500

(634) Ajustes negativos imp.
sobre beneficios (4745) Créditos por pérdidas a
compensar

12.500

 

En segundo lugar, registro del impuesto sobre sociedades del año 2012.

BASE IMPONIBLE:

300.000

tipo impositivo:

25%

         75.000 (6300) Impuesto corriente (4745) Créditos por pérdidas a
compensar         62.500
(4752) H.P. Acreedora IS         12.500
         87.500 (129) Resultado del ejercicio (634) Ajustes negativos imp.
sobre beneficios         12.500
(6300) Impuesto corriente         75.000

 

Efecto sobre la contabilidad:

(129) Resultado del ejercicio

212.500

(121) Resultado negativo de ejercicios ant.

-175.000

(4745) Crédito por pérdidas a compensar
MEMORIA: Base imponible negativa 2010
                     Base imponible negativa 2011
TOTAL

37.500

 

Año 2012. Sin registrar el efecto impositivo:

12.500

(6300) Impuesto corriente
(4752) H.P. Acreedora IS

12.500

 

Situación:

(129) Resultado del ejercicio

287.500

(121) Resultado negativo de ejercicios ant.

-250.000

(4745) Crédito por pérdidas a compensar
MEMORIA: Base imponible negativa 2010

0

                     Base imponible negativa 2011

0

TOTAL

37.500

 

Diferencias:

Con efecto Sin efecto Diferencias
Impositivo Impositivo
(129) Resultado del ejercicio

212.500

287.500

-75.000

(121) Resultado negativo de ejercicios ant.

-175.000

–    250.000

75.000

(4745) Crédito por pérdidas a compensar

0

0

0

MEMORIA: Base imponible negativa 2010

0

0

0

                     Base imponible negativa 2011

0

0

0

TOTAL PATRIMONIO NETO

37.500

37.500

0

 

Finalmente, siempre y cuando las bases imponibles negativas de 2010 y de 2011 se puedan compensar, no hay diferencias en el patrimonio. La única diferencia es que si se contabiliza el efecto impositivo existe un menor beneficio por 75.000 euros en 2012, que compensa el resultado negativo de ejercicios anteriores que también es menor en 75.000 euros.

En definitiva, con la contabilización del efecto impositivo, se produce un alisamiento en el resultado, tanto si es negativo, como si es positivo.

Pero hay que hacer notar, que el reconocimiento del efecto impositivo produce una mejor representación del patrimonio empresarial, pero siempre y cuando el efecto impositivo reconocido en el activo pueda ser recuperado, en caso contrario, produce distorsiones importantes en el patrimonio, y si se ha reconocido y se pone de manifiesto su no compensación, debe de darse de baja del activo inmediatamente con cargo a resultados del ejercicio

.

Fuente http://gregorio-labatut.blogspot.com.es

Gregorio Labatut Serer

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: