Sobre emprendedores y empresarios

Por su importancia y transcendencia he considerado transcribir integramente el artículo que el gran profesional José María Marco ha publicado en el blog que lleva su nombre.

Sobre emprendedores y empresarios… 

Los emprendedores y sobre todo los empresarios, bien de manera directa o mediante nuestros directivos de RRHH, estamos viviendo uno de los momentos más dramáticos de los últimos 30 años: Reducir la plantilla de trabajadores para poder asumir los compromisos de tesorería, compensar las reducciones en los márgenes empresariales y reconducir las tendencias negativas en las ventas.

 

NO. No se trata simplemente de un ‘sálvese quien pueda’, sino de evitar que la empresa cierre, manteniendo el negocio con otro ritmo, reconduciéndolo a la senda de la supervivencia, que no es poco.

Estoy oyendo estos días, en relación a la Reforma Laboral, declaraciones de personas muy vinculadas a los sindicatos que me parecen verdaderas salvajadas. Nadie está considerando el verdadero papel de ‘empleador’ de autónomos y  empresarios, ni pueden imaginar lo que un pequeño empresario es capaz de arriesgar por mantener su negocio. Sólo los que estamos en este lado, sabemos de que va esto. Voy a dar unas pinceladas.

  1. El autónomo, aunque los riesgos financieros que asume no son importantes, su  apuesta es personal: Avala con todo.
  2. En el caso de una sociedad mercantil, aunque el socio o socios limitan su responsabilidad al capital, lo cierto es que cualquier deuda de la empresa  con entidades financieras (préstamo o crédito, leasing o renting) lo avalan personalmente. Esto deja a los socios fuera de juego, respondiendo con todo su patrimonio empresarial y personal ante cualquier riesgo por inversiones fallidas o contingencias del mercado, como la crisis que ahora nos amenaza.
  3. Los empresarios españoles tienen por costumbre apurar al máximo. Cuando la empresa presenta los primeros problemas de tesorería, ya sea por motivos  coyunturales, por algún negocio que al final no lo fue, por una “no acertada”   gestión, …etc., acuden rápidamente a su banco, avalan con todo e intentan seguir adelante. Nos falta mucha cultura en cuanto a aprender de nuestros errores pasados.
  4. Los impagados, hoy, son la verdadera lacra de la empresa. En este país, no hay ninguna responsabilidad para los morosos. De una u otra forma se van de rositas, conduciendo al abismo a los pequeños empresarios que los sufren.
  5. Cuando las cosas ya están al límite, llega el triste momento de los despidos, y entonces, con la legalidad en la mano,  hay que indemnizar a los trabajadores. ¿Con que dinero? El empresario ha llegado a este momento, cuando ya no tiene nada. Está hipotecado hasta las cejas y arruinado.
  6. No olvidemos que son los empresarios los que soportan la mayoría de los impuestos además de realizar la gestión del ingreso de los mismos (propios y ajenos) a la administración, asumiendo por cierto una gran  responsabilidad al estar sometido en todo momento a la inspección.

Creo que ha llegado el momento de que la sociedad sea más abierta y vea en el empresario a un  interlocutor más del entorno económico y social, único empleador capaz de generar riqueza y no el demonio decimonónico que algunos sindicalistas quieren hacernos ver en él, con el único propósito de seguir manteniendo sus privilegios.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: